14:08h. Jueves, 23 de enero de 2020

¿Y dónde está el patriarcado? La persona más rica de Chile es una mujer.

iris
iris

La teoría feminista de la existencia de un "patriarcado" es, una vez más, desmantelada por la realidad.

Las feministas suelen sostener que el género femenino está sometido a una situación de desventaja a inferioridad en la sociedad moderna occidental, que los puestos de poder y riqueza está ocupados por hombres, pero no por mérito instrínseco de estos, sino por una oscura, indefinida y pervasiva fuerza que ellas llaman el "patriarcado".

La realidad suele desmentir esta afirmaciones una y otra vez. La más reciente desmentida es la revelación de la revista Forbes de que la persona más rica de Chile es una mujer: Iris Fontbona, dueña de los activos del grupo Luksic.

La persona con más poder económico en Chile es entonces una miembro de la mitad oprimida de la sociedad. Dado que el poder económico en una sociedad occidental es mucho más importante y permanente que el poder político, Iris Fontbona es actualmente la persona más poderosa de Chile.

¿No es un extraño sistema de opresión aquél que permite que la posición de más poder sea ocupada por un miembro de la casta oprimida y no de la opresora? ¿Sería concebible que en el sistema esclavista del sur americano en al siglo XIX el hombre más rico y poderoso fuese un esclavo negro? ¿Qué en la Sudáfrica del Apartheid un negro ocupase el lugar de mayor relevancia en la economía del país? Sería, por supuesto, absurdo.

Concluimos que en cualquier sociedad los puestos más elevados no pueden ser ocupados por ciudadanos de segunda clase o miembros de castas oprimidas o grupos discriminados. Sólo los miembros de pleno derecho, los ciudadanos de primera clase por así decir, pueden hacerlo. Esto prueba que en la sociedad chilena las mujeres tienen exactamente los mismos derechos, oportunidades y, si se quiere, "privilegios", que sus pares hombres.

La teoría de la existencia del "patriarcado" en nuestra sociedad yace pues, una vez más, en escombros.

La noticia de Forbes demuestra que las mujeres tienen plena igualdad en la sociedad occidental en general y en Chile en particular. Y prueba que la teoría del patriarcado es un mito. Una vez más el feminismo es derrotado por su peor enemigo, que no son el hombre ni el patriarcado; el peor enemigo del feminismo es la realidad.